Qué son las cookies, la importancia de conocerlas para tu negocio online y ahorrarte una multa

plugin-cookies-wordpress

En casi todas las páginas web que visitas, te avisan de su existencia y te obligan a aceptarlas pero, ¿qué son las cookies? Desde luego, deben ser algo muy importante cuando todo el mundo las usa…

Pues sí, lo son. Desde Google hasta el negocio online más pequeño las utilizan y se aprovechan de todos sus beneficios. Así que, para que descubras en qué consisten, enseñarte todos los tipos que hay y mostrarte cómo utilizarlas sin incumplir la ley, hemos escrito este post.

Aunque puede que ya las estés utilizando y no lo sepas…

¿Qué son las cookies?

Desde luego, y por lo menos en este caso, no nos referimos a como llaman a las galletas los hipsters 😉 . Para tener una base sobre la que empezar, veamos la definición de cookies que hace la Wikipedia:

Una cookiegalleta o galleta informática es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

O dicho con otras palabras, una cookie no es más que información que una página web guarda en tu navegador, con la que puede conseguir diferentes funcionalidades:

  • Mantener abierta su sesión en Facebook.
  • Guardar tu cesta de la compra.
  • Mostrar publicidad relacionada con tus búsquedas.
  • Y mucho más.

La manera en que funcionan es muy fácil de entender pero, para que resulte todavía más sencillo, te lo contamos con un ejemplo. Imagina que la próxima página a la que entras es la NASA y tú ordenador es un planeta que quieren explorar con uno de sus satélites.

Ellos lanzan su sonda (que sería la cookie) a la superficie (en la vida real, tu navegador) para recopilar la información que quieran conseguir. Como veremos a continuación, el uso que hagan de esos datos puede ser muy variado.

Tipos de cookies que existen

Las cookies se utilizan para conseguir aspectos muy diversos. Por eso, en función de cuáles sean, se clasifican de la siguiente manera:

1. Según quién las crea

Aquí se pueden distinguir entre:

  • Propias: cuando es la propia página web la que las gestiona. El ejemplo más clásico de este tipo es, en página traducidas a varios idiomas, que recuerde el que elegiste para futuras visitas.
  • De terceros: es el caso contrario a la anterior, ya que aquí son otros los que crean la cookie. El uso más común de estas es para software de analítica web (Google Analytics por ejemplo).

Por supuesto, la de terceros siempre debes incluirla tú, no se pone sola en tu sitio.

2. Según su finalidad

Como te dijimos antes, las cookies se pueden utilizar con distintos fines:

  • Publicitarias: ¿sabes eso que pasa, cuando buscas para contratar un hosting, que luego todos los anuncios que ves son sobre empresas de hosting? Se debe a ellas. Aprovechamos para recordarte que tenemos descuentos para las mejores que existen. 😉
  • Técnicas: son las que se usan en una página web para aumentar sus funcionalidades.
  • De análisis: en este caso, su principal cometido es analizar cómo interactúan las visitas en tu sitio. Ideales para mejorarlo y completar tu cliente ideal.
  • De personalización: cuando una página te permite realizar algún tipo de cambio (como puede ser tu bandeja de correo, o la página del buscador), para que se mantenga en futuras visitas se almacenan en cookies.

Como ves, su uso es muy variado.

3. Según su duración

El tiempo que permanezcan almacenadas también es un factor que determina el tipo:

  • Persistentes: son las que, como su nombre indica, persisten durante un tiempo determinado. Un ejemplo de este tipo es, cuando entras a una página y aparece un banner para suscribirte a la newsletter y lo cierras. Lo normal es que no te vuelva a salir otra vez cada vez que vuelves.
  • No persistentes: por el nombre seguro que ya sabes en qué consisten. Son justo lo contrario a las anteriores así que, en cuanto el usuario salga del sitio, se borran.

Las persistentes no tienes una duración determinada… Pueden permanecer tanto tiempo como quieras.

Cómo cumplir la “ley de cookies”

Visto lo visto, las cookies de Internet son casi tan geniales como las de comer 😀 , aunque no se pueden usar a la ligera… No dejan de ser información personal que tu página web recolecta, por lo que hay que cumplir con los requisitos que exige la ley.

No te preocupes, son muy sencillos.

Lo primero, es mostrar el clásico cartel de “este sitio utiliza cookies para…”

definicion-cookies

A la hora de obtener el consentimiento, lo normal es que se entienda otorgado con que el usuario siga navegando. Aunque si quieres tener la certeza, puedes incluir un botón para que las acepte.

Pero además del cartel, debes incluir una página donde el visitante pueda ampliar la información sobre este tema, donde tienes que contarle:

  • Qué son las cookies y su función.
  • El tipo que usas y la finalidad.
  • Cómo puede borrarlas o desactivarlas.
  • Quién las usa.

Lo ideal es que incluyas un enlace a ella en el propio aviso (como se ve en la foto) y que añadas otro en el pie de la página.

En WordPress, el CMS por execelencia, tienes varios plugins que te permiten cumplir con esta normativa de una manera muy sencilla. De entre todos, destaca sin duda Cookie Notice con una valoración de 5 estrellas, gracias a aspectos como:

  • Crear tu propio mensaje.
  • Redirigir a los usuarios a la página de “Más información”.
  • Elegir cuánto tiempo permanece la cookie.
  • Cambiar los colores.
  • Y un largo etcétera.

Una forma sencilla de ahorrarte un dolor de cabeza. 😉

Ahora ya sabes qué son las cookies, ¿algo que añadir?

No tenemos nada más que añadir sobre este tema. Por ese motivo, ahora te cedemos el testigo a ti.

Queremos saber tu opinión sobre ellas, si conoces otro plugin o maneras de incluir el mensaje en una página web, cuáles usas, para qué las utilizas, etc. En definitiva, queremos saber que hay alguien al otro lado y para ello, nada mejor que nos dejes un comentario un poco más abajo.

Venga, demuéstranos que estás ahí. 😉

Estaremos encantados de saber tu opinión

      Dejar un comentario