Qué es error 403 y cómo solucionarlo de forma rápida y sencilla para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible

error-403

Seguimos con nuestra serie de posts sobre errores que puedes encontrar en tu sitio web y, después de haber visto el error 500, el error 503 y el error 404, hoy nos centramos en el error 403, un código que es más común de lo que puede parecer.

Por eso, en las próximas líneas hablamos sobre qué es, qué significa y cuáles son los motivos más comunes que lo generan. Porque pocas cosas hay más desesperantes que enfrentarse a un problema sin saber de dónde viene y aquí, te lo contamos todo sobre él.

Conseguir una web con cero errores nunca ha sido tan sencillo. 😉

¿Qué es el error 403?

Si vamos a la Wikipedia, nos encontramos con la siguiente definición:

Un servidor web puede devolver un código de estado HTTP 403 Forbidden (Prohibido) en respuesta a un cliente de una página web o servicio para indicar que el servidor se niega a permitir la acción solicitada.

Dicho de otra manera, este error se produce cuando intentas acceder a una dirección web a la que no puedes acceder. Es decir que no existe ningún problema con el servidor, sino que es el usuario el que está haciendo algo que no debe.

O en principio eso es lo que indica aunque, como veremos más adelante, no siempre es así. En cuanto a las formas que presenta, lo normal es que sea alguna de las siguientes:

  • 403 Prohibido.
  • Error HTTP 403 – Prohibido.
  • 403 prohibida la solicitud prohibida por las reglas administrativas.
  • Prohibido: No tiene permiso para acceder a [el directorio que sea] en este servidor.
  • Acceso denegado No tiene permiso para acceder.

Como ves por sus distintos nombres, la cosa va de permisos. 😉

¿Por qué aparece el error 403?

Como ya has visto, el HTTP 403 no tiene nada que ver con que el servidor se haya caído ni nada parecido. Cuando este mensaje aparece, lo que ocurre es que no puedes llegar a esa dirección porque no tienes permiso.

Así de simple.

El problema viene cuando ocurre de un día para otro, si ahora no puedes acceder a una dirección de tu web que ayer sí podías. Si estás en esa situación, lo más probable es que sea por alguna de estas causas.

1. Un problema con tu navegador

Más en concreto con las cookies o con la caché, que son información que tu navegador almacena de forma automática para que la navegación sea más fluida. El problema es que si la página que ha sido actualizada pero no las cookies o la caché, pueden provocar un conflicto y ser el motivo del HTTP 403.

O puede ser también que no se almacenasen de forma correcta…

El tema está en que todo el problema puede venir de ahí y comprobarlo es muy sencillo, ya que basta con que borres las coockies y la caché de tu navegador y volver a acceder al sitio. Si ahora no hay ningún problema, no necesitas buscar en otro lado.

2. ¿La URL es correcta?

No queremos decir que seas una persona despistada pero, ¿has comprobado que la dirección que quieres visitar está? No tiene por qué contener un error, basta con que te hayas confundido y estés intentado entrar a una zona privada de la web para recibir un error 403.

Porque sí, incluso aunque tú no lo hayas configurado, los buenos hostings protegen las páginas web para que nadie pueda llegar a zonas sensibles donde, si tocas lo que no debes, tiras por tierra un sitio.

Y hablando de servidores de calidad, aquí tienes cupones descuento de los mejores hostings que hay a día de hoy. 😉

3. Tu petición no pasa el mod_security

El mod_security es un firewall que la mayoría (por no decir todos) los servicios de hospedaje web usan para evitar ataques de piratas informáticos. En definitiva, es una herramienta que hace tu web más segura.

Pero como no es perfecto, a veces puede ser la causa del HTTP 403. Para comprobarlo lo único que debes hacer es acceder a tu panel de control,  desactivarlo DE FORMA TEMPORAL y comprobar si ahora puedes ver tu sitio.

Si todo se ha solucionado, VUELVE A ACTIVARLO y ponte en contacto con tu servicio técnico para que te ayuden a encontrar la solución. ¡¡Pero bajo ningún concepto dejes tu web con el mod_security desactivado más tiempo del necesario!!

Solucionar el error 403 en WordPress

Como hay muchas posibilidades de que tu web esté montada en WordPress (ya que es el CMS más usado en todo el mundo) hemos hecho un apartado con las causas más comunes del HTTP 403 en él:

  • Revisa los permisos de las carpetas y archivos: para ello, accede a través de FTP a tu servidor y comprueba que tanto las carpetas como los archivos tienes los permisos correctos. Por si no sabes los que son, las carpetas deben ser 755 y los archivos (sin importar la extensión) deben ser 644.
  • ¿Has instalado un plugin nuevo o cambiado de plantilla?: si por algo gusta WordPress es por la cantidad de plugins y plantillas que tiene, pero si justo el error ocurre después de haber instalado alguno de ellos, es muy probable que sea el causante. Para tener la certeza, prueba a desactivarlo y comprueba si el error ha desaparecido.
  • ¿Has restaurado tu sitio con una copia de seguridad?: tener backups de tu sitio es imprescindible para ahorrarte tiempo ante cualquier problema pero, en ocasiones, son las que pueden generar un acceso prohibido (aquí tienes los mejores plugins de copias de seguridad para WordPress).

Esas son las principales causas pero por supuesto, puede haber más (el archivo .htaccess, una instalación errónea de WordPress, etc.).

Cómo se soluciona el error 403 en casos concretos

Para hilar todavía más fino en este tema y ayudarte en momentos concretos, a continuación te contamos cómo solucionar el error 403 más buscados en Internet.

Pero recuerda, este código de error es un poco «volátil», lo que significa que aunque sigas estos pasos, puede que no se solucione.

Así que ante todo, ¡paciencia! 😉

1. Error de http 403 en Google Drive

Si al intentar acceder al servicio de almacenamiento en la nube el de la gran G, aparece este código de error en pantalla, las razones pueden ser varias.

Una de ellas puede ser que Google está haciendo un mantenimiento en sus servidores, y restrinja el acceso durante un tiempo.

En este caso, lo único que puedes hacer es esperar.

Ahora, ¿te conectas a Google Drive desde distintos dispositivos (sobremesa, portátil, tablet, móvil…)? Si es así, a veces «se confunde» y no detecta bien que se trata del mismo usuario y por protección, bloquea el acceso.

Para solucionar esto, es tan sencillo como cerrar sesión en todos lados.

Y si solo te conectas desde un único equipo, te recomendamos que borres las cookies (y hablando de ellas, aquí tienes los mejores plugins de cookies para WordPress).

2. Error de http 403 en YouTube

Si el error lo encuentras el acceder al portal de vídeos online por excelencia, tenemos una buena y una mala noticia.

La buena es que en este caso, el propio Google tiene una guía con una serie de pasos y consejos a seguir que pueden solucionar el problema.

Te dejamos en enlace directo a ella.

La mala es que por la naturaleza del error, puede que ninguna de esas opciones sea la solución.

En esa situación, te recomendamos que vuelvas a la parte de este post donde te contamos qué puedes hacer para arreglarlo que, por resumir, era:

  • Un problema con tu navegador.
  • Has escrito mal la URL.
  • Un problema con mod_security.

Y si no, recuerda que siempre cabe la posibilidad que el problema sea de YouTube.

3. Error de http 403 en aTube Catcher

Hablando de YouTube, si quieres descargar tus vídeos favoritos para poder verlos sin conexión, tienes muchas opciones.

Y entre ellas, aTube Catcher es una de las usadas.

Así que, si también es tu opción favorita pero te devuelve un error 403, hay 2 acciones que puedes hacer para solucionarlo.

La primera de ellas es tan simple como comprobar si tienes instalada la última versión y, en caso de que no sea así, actualizarla.

Si el problema persiste, lo que deberás hacer es desinstalar el programa de tu equipo completamente, descargar aTube Catcher de su web oficial y volver a instalarlo.

Si a pesar de esto no consigues solucionar el error 403 de aTube Catcher, asegúrate que al desinstalarlo, no queda rastro alguno del programa en tu equipo.

Para asegurarte esto, puedes usar un software de terceros (como CCleaner o algo así).

Ya conoces cómo enfrentarte al error 403

Si has llegado hasta aquí sin saltarte ninguna parte, el error 403 ya no tiene secretos para ti y, la próxima vez que aparezca, sabrás qué hacer para solucionarlo de forma rápida para que tu web vuelva a estar operativa en un periquete.

Pero antes de irte, si tienes algo que contarnos sobre este tema (un aspecto que se nos haya pasado, tu experiencia solucionándolo, etc,) nos encantaría que bajases a los comentarios y lo compartieses con el resto de visitas.

Y a nosotros nos encanta que nos cuentes tu experiencia con los temas que tratamos. 😉