Qué es el error 404, los motivos por los que aparece y qué hacer para solucionarlo en un periquete

error-404

Si en ocasiones anteriores hemos hablado sobre el error 403, el error 500 y el error 503, ahora toca ver el que quizás sea el más famoso de todos: el error 404.

Protagonista de muchas bromas y memes, este código es de los más comunes que hay y su solución es bastante sencilla. Pero eso sí, es fácil si sabes por qué se produce, que es justo lo que te contamos en el post de hoy, además de descubrirte su origen y por supuesto, cómo solucionarlo.

Así que si quieres tener una página web libre de errores, nuestro consejo es que sigas leyendo.

Más fácil, imposible. 😉

¿Qué es el error 404?

Según la Wikipedia, es lo siguiente:

HTTP 404 Not Found o HTTP 404 No encontrado es un código de estado HTTP que indica que el host no ha sido capaz de comunicarse con el servidor, pero si existe el recurso que ha sido pedido.

Que es una definición correcta pero desde nuestro punto de vista, es una forma un poco enrevesada de decir algo muy simple: el error 404 indica que no existe eso a donde quieres acceder.

Así de simple. Ni el servidor está caído, ni sobrecargado, ni nada por el estilo… Es solo que estás apuntando a la nada.

Pero, ¿sabías que el número 404 no está elegido por azar? Todo tiene que ver con el CERN y el principio de Internet, y es que en este famoso laboratorio existía una sala con el número 404, que era donde estaba la base de datos.

Los trabajadores de esa habitación eran los que se encargaban de mover los archivos a quienes los pedían y entonces, cuando alguien solicitaba algo que no existía, les mandaban un mensaje que decía “Room 404 – File Not Found”.

Y en esa expresión se basó Tim Berners-Lee, el creador de la Red de redes, para cuando se intentaba acceder a donde no había nada.

Motivos del error 404

Como hemos dicho, este mensaje sucede cuando apuntas al vacío pero, ¿por qué puede suceder algo así? Lo normal es que sea alguno de los siguientes motivos.

1. La página ya no existe

Esta es una situación que suele darse más en tiendas online, donde un producto puede quedar descatalogado y borras su página pero la dirección se mantiene. Aunque puede pasar en cualquier tipo de web.

Por ejemplo, si ganas dinero con tu página vendiendo cursos, creas una sección para una promoción y una vez que pasa, la eliminas. El tema está en que por mucho que borres en tu WordPress, la URL sigue estando disponible y si alguien accede, obtendrá un error 404.

2. Has cambiado el dominio

Elegir un dominio es más complicado de lo que puede parecer. De hecho, no es raro que una página web que ya está online, decida que su dominio no es del todo correcto y lo cambie por otro.

Si es tu caso, y se te ha olvidado hacer una redirección, todas tus visitas que aún acceden al dominio antiguo tendrán un precioso error 404 en su pantalla.

3. La URL está mal escrita

Lo normal es que a lo largo de tu página web, enlaces a otras zonas de esta para facilitar que el usuario navegue de forma más fluida por tu sitio (y de paso aumentar tu SEO) pero mucho ojo, porque si te equivocas a la hora de escribir el link… error 404 al canto.

Cómo resolver el error 404

Repasemos: llegados a este punto, sabes qué es el error 404, por qué aparece y hasta su origen. Ya solo te queda saber cómo arreglarlo y justo eso es lo que te enseñamos en las próximas líneas.

1. Localízalos con Search Console

Tenemos que confesar que esta herramienta de la gran G nos encanta. De hecho, nos gusta tanto que ya escribimos un post sobre ella donde te contamos todo lo que necesitas saber. Y es que entre sus múltiples funciones, hay una que te ayuda a encontrar de forma automática este tipo de errores. Para ello, solo tienes que:

  1. Acceder a Search Console.
  2. Pinchar en “Rastreo” en el menú lateral.
  3. A continuación, hacer clic en “Errores de rastreo”.

Por supuesto, para utilizarlo debes tener tu web asociada con Google, que raró será que no sea así pero de no serlo, tienes varias herramientas online gratuitas que hacen la misma labor. De entre todas, desde luego las que más destacan son W3C Link Checker y Death Link Checker.

error-404-not-found

2. Haz redirecciones con el.htaccess

Una vez que tienes localizadas las direcciones que producen los errores 404, llega el momento de corregirlas y para ello no hay nada mejor que la combinación del archivo .htaccess y las redirecciones 301.

Gracias a este equipo consigues que todo el que acceda a tu web, lo haga siempre a contenido y no tenga que lidiar con errores inesperados, algo que los buscadores premian con mejores posiciones.

3. Crea tu propia página de error 404

Porque por muy atento que estés, es inevitable que las visitas intenten acceder a donde no hay nada y reciban un HTTP 404. Recuerda, también sucede cuando la URL está mal escrita, así que si se confunden pero no son conscientes, es tu reputación la que sale perdiendo.

Pero diseñar tu propia página de error 404 no es solo para que tenga un aspecto más bonito, sino que también debe incluir otros elementos como:

  • Un buscador.
  • Una lista de los posts más leídos.
  • Un enlace a la página principal.
  • Una lista con las últimas entradas.
  • Etc.

En definitiva, todo lo que se te ocurra para que el visitante no abandone tu web, porque eso es lo último que quieres, ¿verdad? 😉

Error 404, problemas no encontrados

Es lo que puedes decir si has llegado hasta aquí sin saltarte nada. Como ves el error 404 no es nada del otro mundo, es como intentar abrir la puerta de tu casa con la llave incorrecta: ni la cerradura ni la puerta están rotas, es solo que no es así como se abre.

Pues aquí igual, ni el servidor ni la web tienen un problema. Así que ya sabes, si alguna vez te ocurre, no desesperes. Ya conoces cómo buscar el origen del error y si no lo encuentras, y has elegido un hosting de calidad, seguro que su servicio técnico te ayuda a dar con él.